La desconfianza hacia España se mantiene y el interés del bono supera el 5 por ciento