La brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en el umbral de hace diez años