El riesgo a ser despedido por enfermar de forma reincidente tiene los días contados