La deuda lusa bate otro máximo pese a su petición de rescate hace una semana