La deuda soberana lusa a cinco años se dispara y sobrepasa el 11 por ciento