El diésel, a precio de leche