La directiva europea del tabaco pone en peligro 10.000 empleos y unos 1.700 millones de recaudación fiscal