Las directivas se postulan como un colectivo clave para salir de la crisis