Se dispara el gasto de las pensiones