Las dudas sobre la economía portuguesa lastran al Ibex