La economía brasileña acumula un crecimiento del 8,4 por ciento hasta septiembre