La economía brasileña prosigue con su crecimiento sólido en tiempos de crisis