Los jóvenes españoles tendrían que ganar el doble para poder emanciparse