La economía sumergida alcanza casi el 24% del PIB entre 2005 y 2008