La economía sumergida supuso el 20 por ciento del PIB en 2009, unos 205.000 millones