Biplazas y con más autonomía, el coche eléctrico mengua para hacerse grande