Los empleados de la firma francesa Faurecia retienen varias horas a tres directivos