El empleo en la agricultura española se sitúa por debajo de la media europea con un 4,4% en 2012