Más de la mitad de los empleos son informales en los países en desarrollo, según la OCDE