Un empresario se encarama 11 horas a una grúa en Sevilla para reclamar una deuda de 30.000 euros