Las empresas empiezan a retrasar sus planes de volver a la normalidad