Las empresas españolas buscan financiación fuera de la banca