Las empresas familiares españolas tienen un 17% de consejeros independientes, frente al 51% de las alemanas