Las empresas en crisis pordrán negociar un convenio propio y modificar salarios