Las empresas apuntan a la situación económica y la morosidad como los aspectos más negativos para su negocio