Las empresas españolas intentan conquistar el Golfo Pérsico