Una compañía aérea cobra 60 euros por presentarse a una entrevista de trabajo