Los trabajadores de La Naval se encierran para defender sus 3.000 empleos