La escalada de precios del crudo ha empezado a ralentizar la demanda, según la AIE