La prensa atribuye un nuevo escándalo al ministro Woerth salpicado por el "caso Bettencourt"