Los esfuerzos de Myanmar para frenar el trabajo forzoso son mínimos, según la OIT