El capitalismo de amiguetes y el despilfarro: un agujero de miles de millones que nadie se atreve a tapar