La banca española necesita entre 51.000 y 62.000 millones de capital en un escenario estresado