La prima de riesgo española pierde los 300 puntos a pesar de la rebaja de Fitch