La prima de riesgo española se relaja por debajo de 300 puntos básicos