Los estadounidenses, estresados y austeros a la fuerza por la crisis