La estampida del mercado de las materias primas hace temblar a Wall Street