Un estudio constata que las truchas de río no tienen comportamiento migratorio