Los eurodiputados se niegan a volar en clase turista y a rebajar sus sueldos