La eurozona falla en su intento de convencer a China para que aprecie el yuan