La Eurozona creció un 0,3% en el segundo trimestre y confirma su salida de la recesión