Encontrar empleo en España, más difícil que en los principales países europeos