Los fabricantes ven señales de recuperación a pesar de las abismales cifras de marzo