Le facturan 1.022 euros por una llamada a sí mismo con el móvil apagado