La deuda de las familias empieza el año con un nuevo descenso y en niveles de 2006