El fantasma del desempleo ensombrece el día en Wall Street