Las farmacias catalanas organizan el primer cierre total de su historia