La pandemia acelera el adiós al dinero en efectivo y fomenta el uso de la tarjeta en España