Forn, el conseller que no mandó nada a los Mossos