Francia recortará empleo público y elevará los impuestos a las rentas altas para reducir el déficit al 4,5%